miércoles, 16 de septiembre de 2009

Prólogo de mi nuevo libro: Breve Historia de Fidel Castro (Metástasis de una ilusión).




Editorial Nowtilus, España.


«...adonde se vive entre paredones y cerrojos / también es el exilio. Y así, / con anillo de diamantes / o martillo en la mano, / todos los de acá / somos exiliados.
Todos. / Los que se fueron / y los que se quedaron”.



Rafael Alcides, “Carta a Rubén” (su hijo exiliado).



Prólogo





En la isla, desde que tengo uso de razón he vivido rodeado-acompañado-invadido por una figura omnipresente en mi vida, casi con el don de la ubicuidad, una personalidad mesiánica, avasalladora, carismática, testicular, voluntariosa, convulsiva, taimada y castradora, que sabe de todos los temas y al que hay que consultarle para todo inexcusablemente. Y les confieso que no hablo de mi padre, aunque casi lo era, pero no por obra de la consanguinidad. Hablo de Fidel Alejandro Castro Ruz, ese hombre vestido con traje militar de fajina, color verde olivo, con charreteras de rombo rojo y negro y rama de olivo de Comandante en Jefe sobre sus hombros, unos gigantescos seis pies y dos pulgadas de estatura, mirada de águila desconfiada, ojos pequeños y escrutadores, barba icónica - ahora rala y casi blanca - nariz isleña, con un esqueleto óseo ancho e imponente y alrededor de unos 80 kilos, en sus mejores tiempos, quien ocupó durante casi 50 años (para ser más exacto: 49 años y 49 días) el poder en mi país: la República de Cuba.



Crecí rodeado de sus ideas; su prédica; los cuadros con su efigie, disfrazada de guerrillero heroico; su verba aplastante y encendida de consignas revolucionarias; sus diatribas y enconos; sus utopías-proyectos; sus materiales “programáticos”, que luego eran discutidos en los círculos políticos de estudio y te daban puntaje a la hora de la evaluación escolar integral. De niño aún recuerdo las horas y horas de discursos en mítines y reuniones, que eran televisados, por los únicos dos canales que teníamos y con varias retransmisiones. Muchas veces se le ocurría hablar a la tarde, cuando llegaba la hora de mis dibujitos animados y admito que sólo en esas oportunidades me permitía odiarle. En esos instantes, tejía una relación de amor-odio hacia su persona, pero sólo en esos momentos deseaba, que al menos, se cortara la transmisión televisiva y el control remoto por un desperfecto técnico, pero nunca sucedía. Después se me pasaba porque Fidel - “El Caballo”, como le dice la vox populi en Cuba - era el que trabajaba a deshoras, el que luchaba contra el imperialismo yanqui, el que trazaba la línea política de mi país, (¿por qué razón siempre asocio esa palabra: “línea” con el verticalismo más esterilizador y uniformizante?). Era Fidel el “benefactor” de todos los cubanos, el que decía lo que había que hacer y ay de quien chistara o dijera algo diferente o con otro color; era el médico de familia, el vanguardia, el trabajador azucarero destacado, el político que nunca se equivoca, el estratega económico, el científico preeminente, el editor “perfecto”, el censor acucioso, sin dudas lo era todo, estaba en todos los lugares y lo abarcaba todo panópticamente...era el ojo que todo lo ve. Para más acoso recuerdo unos cartelitos, que se ponían, antes, en las entradas de las puertas de las viviendas cubanas que rezaban: “Esta es tu casa, Fidel”, o sea que en mi país ni viviendas teníamos, todo le pertenecía, por mandato divino y político al Comandante.



La primera vez que le vi personalmente yo estaba haciendo una guardia a la entrada de mi escuela secundaria, la Vocacional “Vladimir Ilich Lenin”, ubicada en el municipio capitalino de Arroyo Naranjo. Dicha institución con 4.500 alumnos, bajo régimen de internamiento y con disciplina militar, era otro proyecto, un sueño de Fidel, donde se formarían los nuevos cuadros políticos, los científicos, los artistas, los intelectuales, los ingenieros cubanos, se enunciaba entonces. No podía ser de otro modo en Cuba, donde todo lo pensaba el Comandante y lo diseñaba él.



La institución estaba, en ese momento, en plena fase de terminación (había comenzado su proyecto y construcción en 1972, bajo la dirección del famoso arquitecto Andrés Garrudo), pero ya albergaba e instruía a los estudiantes de secundaria y preuniversitario. Faltaban pocos días para su inauguración y aquella mole de dormitorios, pabellones de clases, laboratorios de idiomas, anfiteatros, museos, comedores, centros de cálculos, bibliotecas, pistas de atletismo, huertos, áreas verdes, piscinas olímpicas, tanque de clavados y hasta un hospital y todo lo inimaginable ya tenía una dimensión imponente, abigarrada y descomunal, a un costado de la carretera, justo en el kilómetro 23 del centro de la ciudad habanera.



Recuerdo que era fin de semana y yo tenía puesto mi uniforme de caqui oscuro, de las labores agrícolas, y traía un palo de escoba en la mano, como si con ello fuera a impedir que el intruso que quisiera entrar a hacer desmanes se metiera dentro de aquella masa de concreto y madera, que en ese momento no tenía cercas divisorias. Era mediodía y el sol calcinaba demencialmente, 32 grados a la sombra. Yo rezongaba y maldecía de aquella guardia que me impediría ir ese sábado a mi casa y degustar los frijoles negros y las comidas de mi madre porque en el comedor de la escuela el menú era invariable: arroz, potaje de frijoles blancos y un pedazo de merluza refrita, durante toda la semana. Justo cuando andaba con esos pensamientos, vi por una esquina de la garita principal donde me encontraba, un jeep militar, seguido de dos o tres autos más, entrar a toda carrera por la puerta y levantar una nube de tierra colorada y polvo amarillo. Me pegué un susto tremendo y sólo atiné a levantar el palo, cuando el auto militar paró en seco dando un patinazo ridículo. De la ventanilla del auto, una cara barbuda que conocía muy bien, con gorra guerrillera me gritó, con un dejo de ironía:



-¿Y tan sólo con ese palo pretendes defender a la Revolución?, me interrogó Fidel. Yo sólo atiné a reírme con nerviosismo y me mantuve mudo de la sorpresa, sin emitir palabra alguna por unos instantes y luego rápidamente le contesté:



-Se hace lo que se puede... si no hay pan se come casabe, como dicen los guajiros de Oriente.



Él lanzó una carcajada estruendosa y me dijo que iba a recorrer la escuela para ver cómo estaba quedando y si estaría terminada para la inauguración, que si lo autorizaba a entrar. Entonces, me cuadré militarmente, con el palo de escoba como fusil sobre el hombro y le hice un saludo militar, en señal de aprobación. El jeep voló como un zeppelín hasta perderse de vista. Para ser mi primer encuentro con el caudillo tropical no estuvo nada mal. Después, a lo largo de mi vida - y ya como periodista profesional - me acostumbraría a verle con sistematicidad y hasta me atrevería, en mi época de reportero de la Revista “Bohemia”, la decana de la prensa nacional, con casi cien años de fundada, a salir de las actividades y congresos internacionales de salud, que él siempre presidía, en el Palacio de las Convenciones, ubicado en La Habana, justo en medio de sus discursos, pues ya sabía hasta el hartazgo qué diría y cuáles eran las cifras a las que echaría mano para hablar de las bondades de la medicina, de los proyectos educativos, del desarrollo económico, (que cada día se notaba menos en la mesa del cubano) y de los progresos de la Revolución, un proyecto que cada día se necrosaba más y mostraba sus hilachas inmovilizadoras.



Días después, el 31 de enero de 1974, se inauguró la Escuela Vocacional “Vladimir Ilich Lenin”. Ese día sería mi segundo encuentro con el Comandante. Recuerdo que yo había sido designado para estar en el momento del recorrido de las autoridades políticas por la institución docente a un aula de artes plásticas, donde se estaría desarrollando una clase práctica de pintura. Fidel entró acompañado por una numerosa delegación extranjera, el cuerpo diplomático acreditado en la isla y por si fuera poco por el mentor, guía espiritual y padrino del alumnado: Leonid Ilich Brezhnev (1906-1982), secretario general del Partido Comunista (PCUS), de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS); la escuela había costado una fortuna y sería el rostro visible para el exterior del interés del proyecto gubernamental por la educación, entonces había que mostrarla. Fidel persistentemente manejó, a cada momento y con la oportunidad adecuada, el marketing político, en eso siempre fue un verdadero experto, su mérito no se le puede quitar. Por ello habíamos recibido de la URSS todo el mobiliario escolar, los útiles de laboratorios de física, química y biología, los equipos de audio de las cabinas lingofónicas de los aulas de lenguas extranjeras, los instrumentos agrícolas para el inmenso huerto escolar, que serviría para implementar el famoso método, que él denominó martiano, de combinar el estudio con el trabajo, pues sólo de esa manera se llegaría a formar el verdadero comunista insular. Pobre José Martí (1853-1895), lo convirtieron en el autor intelectual, en el artífice de cuántos inventos o engendros surgieron en el camino; debe estar todavía disgustado en el paraíso o donde quiera que esté, de tanto protagonismo y culpas malsanas.



Cierro los ojos y me parece volver a ver a Fidel, en ese momento, con el rostro luminoso, casi insolente de alegría mostrar cada detalle de aquella institución, que formaría al “hombre nuevo” comunista. Nunca olvidaré a Brezhnev, que ya parecía una momia embalsamada, con aquel traje azul, lleno de condecoraciones de guerras y glorias pasadas, de medallas hasta en las mangas, cuyo peso casi le impedía moverse. Con aquel ambo de tela gruesa en medio de un trópico abrasador no me podía imaginar lo incómodo que se sentiría. El pobre anciano sonreía con cada palabra que el traductor ruso le prodigaba y se mostraba interesado en todo, aunque en la práctica se estaba asando, literalmente, de calor como cerdo en púa, en fiesta de fin de año cubana.



La clase de artes plásticas estaba muy tranquila; se nos había dado como ejercicio pintar una naturaleza muerta y el instructor había puesto, encima de una mesa, en el centro del aula, una piña, un mamey, unos plátanos maduros y una manzana de cera, porque en nuestro país una manzana de verdad siempre fue un espejismo. Con ello se había armado una composición modélica ideal para dibujar. Recuerdo que, cuando ellos llegaron, estábamos diseminados por todo el amplio laboratorio, inmersos en nuestra tarea, algunos con más talento y otros con menos, pues esa clase formaba parte de la cursada de estudios de la nueva escuela para formar a hombres y mujeres sensibles en la apreciación del arte, según decían los estatutos programáticos de la institución, con pretensiones vocacionales. Pero no era más que una puesta en escena para los visitantes, pues era la primera clase que recibíamos y nuestros caballetes, potes de pintura, pinceles, sillas y hasta las cartulinas, de un inmejorable papel importado, que envidiaría cualquier pintor profesional de la isla, habían sido traídos a las corridas el día anterior para armar aquel retablo “plástico”.



Fidel explicaba, entonces, las propuestas educativas de la escuela y la posibilidad que ella brindaba de ir contribuyendo con la orientación profesional de los alumnos; de ahí que funcionarían talleres de teatro, danza, música, agrupaciones corales, etc. Al mirar los trabajos de algunos de mis compañeros los elogiaba con frases muy alentadoras; a otros les corregía alguna línea con “delicadeza” militar o le daba una recomendación, pues también hasta de arte pictórico sabía. Cuando llegó a mi caballete y miró de reojo lo que yo estaba pintando me comentó, medio en sorna, medio en son recriminatorio:



-Pero eso es una interpretación libérrima de las frutas. En mi vida nunca vi - y vengo del campo - plátanos azules, ni manzanas grises, tampoco una piña con esos penachos tan grandes y de color morado.



Yo sólo acerté a mirarle fijamente a los ojos y le riposté:



-El profesor habló de un ejercicio creativo y yo me tomé muy en serio la consigna; quizás se me fue la mano con la creatividad, le contesté a modo de disculpas, intentando restarle tenor a lo que no era más que mi primer disenso, ya a los 14 años, con el Comandante en Jefe… posteriormente llegarían muchos más desacuerdos y muchas más desilusiones. Ese día advertí, a pesar de mi adolescencia, que para Fidel los conceptos de libertad y creatividad estaban ya, en ese entonces, bastante acotados y torcidos.



Después vendrían otros encuentros-desencuentros, otras anécdotas, que iré contando en la medida en que vayamos llegando a los hechos y recorramos juntos, este derrotero sobre la vida, los aciertos y equívocos de Fidel Alejandro Castro Ruz (¿Fidel Casiano, Fidel Hipólito?, según las partidas de nacimiento y las distintas inscripciones), que pretende reconstruir, sin mitificaciones, la verdadera historia de uno de los líderes latinoamericanos y mundiales más discutidos y apasionantes del siglo XX, su espíritu pragmático, casi camaleónico para atemperarse a las coyunturas históricas y la impronta que dejará, a su muerte, en las futuras generaciones de la isla.



La obra intenta repasar el recorrido de la Revolución Cubana (1 de enero de 1959) y su proceso histórico de evolución-travestismo político-involución, dado a través de la figura tropical de su artífice, estratega y caudillo, revelando al hombre que hay detrás de ese mito, convertido en una de las figuras icónicas de todo un siglo. Lo interesante es que esa evaluación está dada con la mirada de un cubano, nacido en 1960, que estuvo muy comprometido con el proceso revolucionario, y hoy vive autoexiliado, en Buenos Aires, Argentina, descree de la política como profesión vitalicia, de los gobiernos atornillados a las sillas del poder y excesivamente personalistas y autoritarios.



Sin dudas, la Revolución Cubana fue un proceso de insurrección nacional, un movimiento social, políticamente heterogéneo, que surgió como una reacción necesaria contra el gobierno de facto de seis años y medio y la dictadura militar de Fulgencio Batista y Zaldívar (1901-1973), conducido por ese “soldado de las ideas”, (como él gusta definirse), Fidel Castro Ruz, y otro grupo de jóvenes rebeldes, en su mayoría procedentes de las filas de la clase media, los trabajadores y el estudiantado universitario cubanos, que se envolvió en un aura libertaria y optó por la vía violenta para poner fin al régimen, instaurado tras el golpe del 10 de marzo de 1952, en momentos en que muchos isleños luchaban por restaurar los principios de la Constitución de 1940 y eran asesinados por la policía batistiana, entre l957 y 1958.



Fidel Castro Ruz, llegó al poder con un doble perfil identitario: nacionalista y populista, ceñido a un discurso de restauración democrática y fue trocando su proyecto hasta instaurar un castrismo, que pasará a la historia como un “cesarismo de base comunista”, según la acertada definición del historiador y ensayista español, Antonio Elorza. El triunfo de su proyecto unipersonal y su conducción estratégica tuvo una gran repercusión y adquirió legitimidad, sobre todo entre los representantes de la izquierda de América latina y los sectores académicos intelectuales europeos, del Primer Mundo, en la década del 60’ que se dejaron influir por el dogma de que el poder sale únicamente de la punta del fusil, y protagonizó algunos jalones importantes de la historia latinoamericana, como los sucesos de Bahía de Cochinos, en 1961, que pasaron a la posteridad como la “primera gran derrota del imperialismo yanqui, en América”; la Crisis de los Misiles(1962), donde el mundo estuvo al borde de la hecatombe nuclear; la ayuda financiera y entrenamiento militar en suelo cubano de muchos integrantes de los movimientos guerrilleros centroamericanos; la alianza del Gobierno revolucionario con la Unión Soviética y el proceso de sovietización de la sociedad cubana, de los 70’ y 80’ o la desovietización de los 90’, hasta llegar al colapso económico, la incompetencia burocrática, la corrupción a gran escala, el racionamiento, la esclerosis asfixiante de la vida cotidiana y la pervivencia de un régimen no democrático en la isla, que restringe libertades tan caras para los seres humanos, como el derecho a entrar y salir del país y a expresarse libremente.



Como ha dicho, recientemente, el ensayista cubano, Rafael Rojas, “la historia de la revolución cubana es, en alguna medida, la historia del cuerpo de Fidel Castro”. Y convengamos que, en la actualidad, ese cuerpo hemorrágico y desgastado, debido a un crecimiento fulminante de células enfermas y tripas debilitadas, no logra regenerarse, como tampoco consigue la isla salir del precario estado de salud económica y social en que ha quedado sumida, después del retiro formal del anciano mandatario (¿vitalicio?), sin cambios de fondo en las estructuras de gobierno y el partido comunista, aunque todos hablen de una nueva etapa histórica, de una lenta transición, en las manos de su hermano, Raúl Castro.



Esta obra será pues un itinerario por los avatares existenciales de ese patriarca caribeño, conocido llanamente por el nombre de Fidel: de rebelde con causa a gestor y artífice de un proyecto que ilusionó a toda una generación y hoy suscita todo tipo de sentimientos, menos la indiferencia; todo tipo de adhesiones; muchos rechazos y, sobre todo, la diáspora imparable de sus propios protagonistas, en una cifra de más de dos millones de ciudadanos. Sin titubeos, esta no será una biografía autorizada, ni mucho menos oficial y apologética; tampoco el periplo acre, corrosivo, ciego y amargo por una vida, responsable – en mucho todavía - de las felicidades y desgracias del pueblo cubano, quien actualmente está a la espera de la muerte de su caudillo con la esperanza de que venga un cambio fundacional, que les devuelva las ilusiones y el tiempo perdidos.

10 comentarios:

fengfk2008 dijo...

高雄旅遊墾丁旅遊
阿里山旅遊台東旅遊
清境旅遊包車旅遊
高雄一日遊墾丁一日遊
台南一日遊∣觀子嶺旅遊
高雄墾丁WISH計程車(七人座)高雄租車九人座
機場接送一日遊

fengfk2008 dijo...

1.你了解關鍵字廣告的陷阱與秘密???
2.你了解SEO技巧???
3.你了解網路行銷的方式與種類???
4.你了解關鍵字行銷後的商機!!!
5.你了解SEO作業與流程!!!
6.你認為網路行銷多少才合理???
7.你了解網站排名的注意事項!!!

優質行動網 dijo...

您想娶到一位勤勞、漂亮、甜美、不愛慕虛榮的美嬌娘,做為您終身伴侶?親密愛人提供大陸新娘、外籍新娘、越南新娘、新娘配對、婚姻介紹、婚姻仲介、未婚聯誼、相親、紅娘配對排約、男女交往、婚友聯誼服務、交友與協助來台、兩岸結婚相關證件辨理等,大陸方面有廣西新娘、婚友仲介、福建新娘、婚友介紹、大陸、廣西新娘、婚姻仲介。

本網站為直營網站,專業經驗,誠信負責,合法保證,全省服務,我們會依照您喜歡與適合的對象、個性類型,來安排聯誼認識,避免將婚姻商品化買賣之商業行為,因為『婚姻』是一輩子的終身大事。

外籍新娘 外籍新娘 外籍新娘
大陸新娘 大陸新娘 大陸新娘
越南新娘 越南新娘 越南新娘
東北新娘 東北新娘 東北新娘
廣西新娘 廣西新娘 廣西新娘
吉林新娘 吉林新娘 吉林新娘
福建新娘 福建新娘 福建新娘
中國新娘 中國新娘 中國新娘

fengfk2008 dijo...

新彩整形外科診所
整形整形外科隆乳內視鏡隆乳豐胸果凍矽膠雙眼皮割雙眼皮縫雙眼皮開眼頭眼袋隆鼻韓式隆鼻抽脂削骨狐臭、>>>參考網站

fengfk2008 dijo...

雙眼皮 新彩整形

大陸新娘 高雄租車

中秋禮盒 肉毒桿菌

瑜珈教室 高雄旅遊

保健食品 乳酪蛋糕

台中住宿 墾丁旅遊

整形外科 首頁科技

電波拉皮 歐化廚具

外籍新娘 果凍矽膠

流行服飾 室內設計

汽車旅館 日光花園

法拍屋 隔熱紙

保健食品 乳酪蛋糕

流行服飾 室內設計

汽車旅館 日光花園

法拍屋 隔熱紙

台中住宿 墾丁旅遊

整形外科 首頁科技

電波拉皮 歐化廚具

外籍新娘 果凍矽膠

優質行動網 dijo...

網路行銷
“美”是主觀的,因此在規劃系統傢俱設計前最重要的就是消費者與室內設計師之間的溝通,消費者以生活使用需求以及喜好提供訊息而室內設計師端則以專業經歷、人體工學、色彩運用…等整合全部資訊作為規劃的主體原則,如此的成果才能符合實際。

系統傢俱在市場上已運用許久,且早已經跳脫出早期的單元櫃,取而代之的不單只是優質的環保建材,更涵蓋整體的設計感都能契合消費者的需求。當然也可以運用巧思再增添實用及樂趣,以下由實際的個案為您打開系統傢俱的新視野。

1.顏色搭配

系統傢俱顏色確實是十分主觀的印象,但是顏色卻能清楚傳達直覺的感受,因此如何搭配顏色也是系統傢俱很重要的一環,且運用於不同的功能的空間都需要以室內設計顏色來突顯特色。

★下方運用深色黑鐵刀木紋,左右為霧銀色以及上方白色結晶鋼烤亮面門板的混搭室內設計,踢腳板以淺色楓木洗白木纹並內縮1/3減少碰撞。

★運用淺黃色、蘋果綠、澄紅色三色混搭出老少咸宜的鮮豔色彩,也增添系統傢俱空間的明亮程度以及活潑性。

2.比例原則

系統傢俱中櫥櫃設計的美觀除了顏色之外在長寬比例與對稱等分,則是直覺上最容易呈現的感覺;所謂長寬比例所指的是由正面觀看的高度與寬度比利,對稱等分則是連續銜接的櫥櫃掌握同等寬度的原則,上述兩項原則並不會使櫥櫃失去活潑與設計感,反而更能提升系統傢俱櫥櫃整體性。

★衣櫃門片尺寸以總長等分的規劃方式。

★左右對稱的高櫃以及下方矮櫃左右兩邊大小對稱的等分原則,當然上方高櫃亦可選用單邊也是系統傢俱不錯的選擇。

★採用比例對稱並不一定是一成不變的造型,間隔對稱呈現另ㄧ種不同的風貌。SEO

優質行動網 dijo...

坐落在高雄市寧靜美術館區鄰近的汽車旅館中,只有日光花園高雄汽車旅館,以一貫的優雅姿態,靜靜地等候您的光臨。將煩雜的城市喧嘩阻擋在外,採用新古典主義概念設計的日光花園汽車旅館,更融入了典雅簡潔的歐式風格。細膩貼心的服務,內斂典藏品味,處處充滿驚艷與驚喜。日光花園高雄MOTEL深刻的體會到—當擁抱不再溫暖,親吻不再讓心悸動時,是否會開始懷疑,愛情是不是失蹤了。其實愛情一直都在,只是繁忙的工作、擁擠的人群、嘈雜不知所云的電視節目、炫目繚亂的城市燈光,讓失去空間與養分的愛情只能默默地棲息在心靈的角落。

隱藏在高雄市最悠閒寧靜美術館區的日光花園MOTEL,是城市中專屬於愛情的秘密花園,隔絕了擁擠、緩下了忙碌,內歛的品味空間規劃,不再讓過多的無謂華麗奪去了對彼此的注意力,簡單,讓我們更嚐的出愛情原味。在高雄汽車旅館中-日光花園汽車旅館,讓您有浪漫、溫馨、舒適與賓至如歸的高級享受。

MOTEL高雄MOTEL汽車旅館高雄汽車旅館>>>參考網站

優質行動網 dijo...

I wish you health and happiness every day!
Ich wunsche Ihnen Gluck und Gesundheit jeden Tag!
Je vous souhaite sante et bonheur chaque jour!

網路行銷
seo
網路行銷
seo

優質行動網 dijo...

People can not Guanzhuziji life, nor can block the dates of death, so that my human live forever. Since the lives to come to such a capricious, we should make good care of it, use it to enrich it, so that the capricious, and precious lives, distributing its sublime glory, reflecting the real value of life.
讓網路行銷SEO團隊告訴您~以下各種網路行銷資訊
網路行銷
關鍵字
關鍵字廣告
關鍵字行銷
seo
網路排名
網站優化
自然搜尋

eda dijo...

按摩棒電動按摩棒飛機杯自慰套自慰套情趣內衣
角色扮演情趣,情趣用品跳蛋情趣跳蛋

G點性感丁字褲吊帶襪丁字褲無線跳蛋

情趣用品情趣煙火
衣蝶情趣按摩棒
潤滑液SM內衣性感內衣自慰器充氣娃娃AV情趣情趣用品